Ayudanos a reparar el techo de Salamanca

 

Campaña realizada en diciembre de 2011

Datos actualizados a 31 de mayo de 2012

 
 

Necesitamos que nos ayudes a reparar el techo de la Casa Blanca

La Casa Blanca para la que necesitamos dinero no está precisamente habitada por presidentes ni por grandes personalidades. Allí viven y duermen 56 jóvenes seminaristas que, por amor, se están entregando plenamente para gastar y desgastar el resto de su vida por Jesucristo.

Como un regalo de Dios, desde la inauguración, en 1958, del seminario de los Legionarios de Cristo en Salamanca, las vocaciones no dejaron de aumentar, por lo que fue necesario habilitar el antiguo gallinero para conseguir 98 habitaciones más. Este fue el origen, hace 28 años, de nuestra particular Casa Blanca, así llamada por la cal utilizada para su pintura.

                        

El transcurso de los años ha ido deteriorando su estructura, por lo que hoy el techo de nuestra Casa Blanca requiere una reparación inmediata para evitar daños mayores. Pero sin tu ayuda y la de muchos otros no podremos emprender las obras necesarias para repararlo.

Por eso, necesitamos que, por favor, dones 10 € al mes o la cantidad que buenamente puedas aportar.

El seminario de los Legionarios de Cristo en Salamanca

La formación de un sacerdote Legionario de Cristo dura entre 12 y 15 años, de los cuales cuatro los pasará en Salamanca. Sostener mensualmente la casa y a los jóvenes que allí se forman supondría un coste imposible si no fuera por la Providencia divina, que siempre nos llega a través de la generosidad de muchas personas.

Ayúdanos a que esto no vuelva a pasar

 P. William Brock, L.C.:

 “Se me desplomó el techo”

 «Eran las 5:45 de la mañana. Me disponía a lavarme los dientes cuando de repente escuché fuertes ruidos. Miré hacia arriba y vi que todo el falso techo estaba cubierto de grietas como una telaraña.

Apenas me dio tiempo a salir rápidamente del dormitorio cuando el techo de mi habitación se vino abajo. Un gran pedazo de yeso cayó como una guillotina sobre la almohada donde yo había estado durmiendo hacía solo 5 minutos.»

 



 

  

"Te invito a hacer una bella obra de caridad: reparar el techo de la Casa Blanca"

Es cierto, el techo de la Casa Blanca requiere una reparación inmediata antes de que el daño pueda ser mayor y cueste más dinero solucionarlo. La Casa Blanca para la que te estoy pidiendo ayuda no está precisamente ocupada por presidentes ni por personas influyentes. Allí viven y duermen 56 jóvenes seminaristas que, por amor, se están entregando plenamente para gastar y desgastar el resto de su vida por Jesucristo.

Hace 30 años fue necesario adaptar un antiguo gallinero que teníamos en el seminario de Salamanca para conseguir 98 habitaciones más. Al concluir las obras, los seminaristas pintaron el edificio con cal y, por su color, un sacerdote decidió llamarlo la Casa Blanca.

El transcurso de los años ha ido deteriorando su estructura, por lo que hoy el techo de esta antigua construcción requiere una reparación urgente. Los expertos consultados nos aseguran que debemos emprender estas obras cuanto antes o tendremos que desocupar, al menos, una parte para evitar que alguno de nuestros seminaristas pueda resultar lesionado como consecuencia de un posible derrumbe.

Seguramente recordarás que hace cuatro años te pedí ayuda para reparar el techo del edificio central del seminario. La respuesta de nuestros bienhechores fue muy generosa: logramos reunir 157.915 € de los 420.918 € que costó el arreglo. Ahora no te estoy pidiendo apoyo para el mismo techo, este es el de una edificación que está a unos 100 metros del edificio central.

Como podrás observar en el folleto adjunto, en nuestro seminario tenemos un déficit mensual de 41.917,39 €. Deducirás que, sin tu ayuda y la de muchos otros, no podremos emprender una reparación extraordinaria y urgente como esta. Por eso necesito que, por favor, dones 10 € al mes o la cantidad que buenamente puedas aportar, para poder comenzar la reparación cuanto antes.

Sé que soy insistente con mis cartas pidiendo apoyo económico, pero también lo es que cada vez que envío una carta como esta, ruego a Dios que, además de una generosa respuesta, mis destinatarios no se molesten y se sientan en total libertad para aceptar o no mi petición. Vivimos de los donativos y yo, como director territorial de esta congregación religiosa, no puedo dejar de pedir. En palabras del Papa Pío XI, «el no hacerme mendigo por Cristo y por la salvación de las almas sería una gran negligencia por mi parte».

Este Cristo, por el que tengo que hacerme mendigo, es el mismo que mirando a cada seminarista le ha dicho: «Ven y sígueme». Sin duda, solo un amor grande y sincero puede impulsar a cada uno de estos seminaristas a responder con un «sí» decidido, valiente y total. Solo un amor muy grande les impulsa a dejarlo todo para prepararse, con gran esfuerzo y sacrificio, y ser los santos sacerdotes que el mundo tanto necesita.

Como ellos, te pido que tú también respondas con un sí decidido y que nos ayudes a reparar el techo de la Casa Blanca mediante tu donativo de 10 € al mes.

Muchas gracias de nuevo por tu colaboración y que Dios os bendiga a ti y a toda tu familia en esta Navidad.

Atentamente,


P. Jesús Maria Delgado, L.C.

Director Territorial

 

 

Redes sociales

Enlaces

Quediostelopague.com Copyrights 2009