De Salamanca a Roma

 

 

Campaña realizada en diciembre de 2013

Datos actualizados a 01 de marzo de 2013

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

P. Jesús María Delgado

«Gracias a usted, estudié en Salamanca.

Gracias a Dios, me ordeno en Roma»

 

(Palabras del hermano Juan Jaramillo, L.C.)


 

El hermano Juan es uno de los 44 jóvenes que el próximo 15 de diciembre será ordenado sacerdote en la Basílica de San Juan de Letrán. Aunque no le conozca personalmente, con su testimonio comprobará que usted es una parte esencial de su ordenación.

 

Primero porque los sacerdotes consagran su vida entera para ser el puente entre Dios y cada uno de nosotros. Desde nuestro bautismo y hasta el día en que Dios nos llame a su presencia, nos acompañan con palabras de consuelo en los momentos difíciles, y, sobre todo, nos hace partícipes del Amor de Dios a través de los sacramentos: la Santa Misa, el perdón de los pecados en la confesión, la celebración del matrimonio, etc.

 

Segundo porque, como usted bien sabe, todos los seminarios del mundo subsisten gracias al apoyo económico de sus bienhechores. Sin su ayuda económica y sus oraciones, seminaristas como el hermano Juan no estarían hoy a las puertas de su ordenación.

 

Al igual que él, cientos de sacerdotes Legionarios de Cristo hemos pasado nuestros primeros años de formación en el seminario de Salamanca, y nunca olvidaremos el tiempo vivido en este lugar en donde se fraguó nuestra vocación como sacerdotes de Jesucristo. 

 

Hoy son 92 los hermanos que se están formando en Salamanca y cuyo sostenimiento depende de personas generosas como usted. En medio de esta crisis, necesito especialmente de su ayuda económica, pues no tengo otra forma de mantener a los jóvenes seminaristas que Dios nos ha encomendado.

 

Por eso le pido que me ayude con la formación de uno de estos hermanos domiciliando 10 € al mes, para que pronto también él pueda decir: «Gracias a usted, estudié en Salamanca, y gracias a Dios, me ordeno sacerdote».

 

 

A continuación le dejo con el testimonio del hermano Juan: 

 

 

Esta aventura comenzó el 25 de noviembre de 1995; no sabía lo que iba a significar, ni dónde me iba a llevar; desconocía las realidades que me iba a encontrar, las personas y las pruebas que Dios iba a poner en mi camino. Pero, si pudiese retroceder en el tiempo, volvería a vivir esta aventura sin pensármelo dos veces. 

 

Diecisiete años ha durado mi formación religiosa en la Legión de Cristo. De todo este tiempo, recuerdo con especial cariño mi paso por el seminario de Salamanca. Allí me enamoré de Jesucristo, aprendí a ser sacerdote y me formé con hermanos de muchas nacionalidades, a quienes Dios también se las «ingenió» para traerles hasta Salamanca.

 

 

A menos de diez días de convertirme en sacerdote, no puedo dejar de agradecer el don inmerecido de mi vocación. Dios es quien lo ha hecho todo, yo simplemente he dicho «sí», y Él se ha encargado del resto. Él me ha ayudado a desprenderme de todo aquello en lo que confiaba ciegamente, y ahora Él es «mi roca, mi refugio, mi alcázar» (Salmo 18,3).

 

Agradezco a mi familia, en especial a mi padre, que desde la ventana del Cielo me seguirá de cerca. Agradezco a los Legionarios, que siempre han sido para mí: padres, hermanos y amigos. Agradezco a la Iglesia, a la que en estos años de formación he aprendido a amar, y que hoy me abre las puertas al sacerdocio. Y agradezco también a tantos y tantos bienhechores que, con su generosidad, me han apoyado económicamente para que este milagro fuese posible. Por eso, puedo decir: Gracias a usted, estudié en Salamanca. Gracias a Dios, me ordeno en Roma. 
Laus Deo!

 

 

Desconozco si este joven, el futuro padre Juan, será el sacerdote que le acompañará en los momentos decisivos de su vida, pero tenga la seguridad de que, gracias a muchas personas generosas como usted, miles de personas experimentarán el Amor de Dios a través de este nuevo ministro de la Iglesia.  

Le encomiendo en mis oraciones, especialmente esta Navidad.

Atentamente,

P.Jesús María Delgado Vizcaíno, L.C. - Director Territorial 

Ayudar a estos hermanos es muy sencillo:

 

 

 

 

 

 

  

Redes sociales

Enlaces

Quediostelopague.com Copyrights 2009