El sacerdote: 24 x 7 x 365

   


Estimado usuario,

No crea que esta campaña va de números ni de operaciones matemáticas. Son cifras que traigo al caso porque acabo de leerlas en un anuncio que destacaba el maravilloso servicio al cliente de una empresa que atendía las 24 horas, los 7 días a la semana durante los 365 días del año. Esto me hizo pensar que también el sacerdote lleva en su ministerio una total disponibilidad para cualquiera que lo necesite. 

El sacerdote: 24 x 7 x 365

Los sacerdotes renunciamos a nosotros mismos para dedicar nuestra vida, por entero a los demás. Y no lo hacemos como una obligación, sino que lo hacemos por amor, porque en esto consiste nuestra vocación. Somos sacerdotes de Jesucristo por y para cada una de las personas que Dios nos quiera poner en nuestro camino.

Ya sea para consolarle, darle una palabra de ánimo u ofrecerle el perdón de sus pecados, un sacerdote está disponible a todas horas del día durante todos los días del año. Por tanto, también formará parte de todos los momentos importantes de su vida. Gracias a un sacerdote usted recibió el bautismo, y sus hijos también; hizo su primera Comunión; se casó, y, sin duda, también le acompañará en el crucial momento de su partida de este mundo hacia la vida eterna. 

Y, por si esto fuese poco, gracias a un sacerdote usted tiene la oportunidad de recibir, todos los días, a Jesucristo en la Eucaristía. Como dijo el santo cura de Ars: "Dios le obedece: pronuncia dos palabras y Nuestro Señor baja del Cielo al oír su voz y se encierra en una pequeña hostia...".

Coincidirá conmigo en que, siendo tan importantes en la vida de cada uno de nosotros, es necesario que haya muchos, buenos y santos sacerdotes. No es un secreto que "la mies es mucha y los obreros pocos" (Lc 10, 2), por eso, cada joven llamado por Dios al sacerdocio es un tesoro que nos corresponde cuidar a todos. 

A mí me ha sido confiada la formación de 155 seminaristas diocesanos en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae de Roma, y a usted le pido una domiciliación para el sostenimiento de uno de ellos.

Usted: 6 x 12

Los jóvenes de este seminario han sido seleccionados por sus obispos teniendo en cuenta sus cualidades para dedicarse, una vez ordenados, a formar a otros seminaristas. Pero llegan a nuestro seminario con las manos casi vacías: sus familias y sus diócesis de origen contribuyen, con un gran esfuerzo, apenas con el 9,37 % de los costes de manutención y formación. El resto, tengo que conseguirlo pidiendo donativos.

Necesito que usted me ayude con una domiciliación de 6 € al mes para apadrinar a un seminarista del Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae.

      

Costes mensuales por cada seminarista diocesano del Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae

Evidentemente, el coste de su sostenimiento, estudios y formación no es de 6 € al mes, sino de 600. Pero esta es una cantidad considerable que no me atrevo a pedirle a nadie. Por eso le pido a usted este apadrinamiento 6 x 12, porque estoy seguro de que, si muchas personas domicilian 6 € al mes, podremos sostener a cada uno de los seminaristas.

Ellos se están preparando para ser sacerdotes por usted. Le pido que usted, en la medida de sus posibilidades, les ayude a conseguirlo.

Muy sinceramente en Cristo,

P. Carlos Skertchly, L.C.

Rector del Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae de Roma

 

  

 

Redes sociales

Enlaces

Quediostelopague.com Copyrights 2009