Encarga una misa

Encarga una misa

Otra forma de ayudar al sostenimiento de nuestros sacerdotes, Legionarios de Cristo, es realizar un estipendio (donativo sugerido por la Iglesia) para encargar una misa por la intención que desee.

La totalidad de los donativos recibidos por los encargos de las misas serán destinados a apoyar económicamente a los sacerdotes que las celebren y a la formación de seminaristas.

La Santa Misa

La Santa Misa es la acción litúrgica que más agrada a Dios. Es el acto de amor más sublime y santo que se celebra todos los días en la Tierra.

La Santa Misa no es una representación de la Última Cena, ni de la Pasión de Cristo; sino que en ella se realiza el memorial del Santo Sacrificio de Cristo en la Cruz, en el que entregó su vida por amor y para salvarnos. En la hostia consagrada Jesucristo se nos da en cuerpo, sangre, alma y divinidad.

Ofrecer una misa por una intención

Ofrecer una misa por una petición determinada es pedirle a Dios que aplique los frutos del sacrificio de Cristo a una intención en particular, ya sea una necesidad de un ser querido o el eterno descanso de nuestros difuntos.

 

Encargar una misa por el alma de un difunto

Encargar una misa por el alma de un difunto es lo más grande que se puede hacer para ayudarla a librarse de sus penas, salir del purgatorio y gozar de la felicidad eterna en el cielo.

Una práctica habitual es encargar la celebración de una misa en cada aniversario del fallecimiento de un ser querido. También se puede celebrar una tanda de misas Gregorianas (iniciadas por el Papa San Gregorio Magno), que consiste en celebrar una serie de treinta misas consecutivas exclusivamente por el alma del difunto y ayudarle así a salir del purgatorio.

Donativos por el encargo de misas

La celebración de una misa por las intenciones de algún fiel no tiene precio. Los sacerdotes celebran la Santa Misa por las peticiones de los fieles sin que necesariamente tenga que haber un donativo por parte de los mismos.

También puede encargar una Misa y realizar algún donativo. La Iglesia, desde la antigüedad, recomienda una cantidad concreta llamada estipendio como donativo a entregar al sacerdote que celebra la Santa Misa. El sacerdote, que recibe tal cantidad y acepta el encargo, queda obligado en justicia a ofrecer una misa por la intención del donante.

Los estipendios o donativos por el ofrecimiento de la Santa Misa han ayudado siempre al sostenimiento de la Iglesia y sus ministros. Es una manera de dar limosna y una forma particular de realizar una ofrenda por las intenciones que son presentadas durante la celebración eucarística en el altar.

Hay diversas formas de realizar este encargo y la Iglesia propone un estipendio en función de cada una de ellas: una misa, 8 €; un novenario (nueve misas seguidas), 72 €; y las misas gregorianas (treinta misas por un difunto), 300 €.

 

Los sacerdotes que celebrarán la Santa Misa

Celebrarán los encargos de misas los sacerdotes de la congregación de los Legionarios de Cristo.

¿Cómo puede encargar una Misa?

* Puede llamar, sin ningún coste, al teléfono 900 31 34 34

* Entrar en la página web www.velaporti.com y con un click puede encargar la misa y realizar un donativo, si lo desea.