Seminario de los Legionarios de Cristo en Salamanca

 

  
 
 

 

El trabajo diario de los propios seminaristas ayuda a costear 
parte del gasto de su formación:

 

 

Un mes como jornaleros 

 

 

Durante el mes de julio, los seminaristas trabajan en explotaciones agrícolas: recogen remolacha, lentejas, etc. Con este trabajo, aprenden a valorar el esfuerzo que requiere ganar dinero y aportan su salario para contribuir al sostenimiento del seminario.

 

 

Labor en la cocina

  

Los hermanos se ponen a las órdenes del único cocinero del seminario y ejercen de pinches: preparan los alimentos, sirven y recogen la mesa, limpian el comedor y friegan la cocina. 

 

 

Al cuidado de patios y jardines  

 

El seminario cuenta con jardines y zonas comunes que los seminaristas se encargan de conservar. 

 

 

Reparaciones del seminario

 

Los seminaristas se ocupan de las reparaciones menores del centro.

 

 

Lavandería y limpieza del seminario

 

La casa es grande y hay mucho que barrer y fregar. Son los propios seminaristas quienes se encargan de mantener limpio cada rincón del seminario. Además, los hermanos lavan y planchan toda su ropa, sábanas, manteles, etc. 

 

 

De puerta en puerta en los polígonos

 

Los hermanos recorren polígonos industriales y empresariales pidiendo comida, productos para el aseo, ropa, etc. Mendigar esta ayuda no solo es parte de su formación integral como futuros sacerdotes, sino la respuesta a las necesidades más urgentes de nuestro seminario.

 

 

Seminario de los Legionarios de Cristo en Salamanca


Desde 1958, este noviciado ofrece, al mundo y a la Iglesia, cientos de hombres que entregan por entero su vida a Dios y a los demás. El centro es lo que en las diócesis se conoce como «seminario», porque aquí se cuida y se hace germinar la «semilla» de la vocación. De ahí su nombre. 

 

En nuestro seminario de Salamanca, buscamos formar al joven que Dios ha escogido para el sacerdocio, para que llegue a ser un sacerdote según el corazón de Cristo. Aquellos que se forman en la Legión deben imitar a Jesucristo en todas las facetas de su personalidad y tenerlo como modelo supremo de su vida personal y de su actividad ministerial. 

 

La formación humana, espiritual, intelectual y apostólica de los Legionarios de Cristo dura una media de trece a quince años y se realiza en varias etapas: candidatado, noviciado, Humanidades, Filosofía, prácticas apostólicas y Teología. 

La vocación es una llamada de Dios, esta es difícil o imposible de entender para los que no la han escuchado. Es Cristo quien, mirando a cada joven, le dice: «Ven y sígueme». Solo el amor grande y sincero puede impulsar a alguien a responder un «sí» decidido, valiente y total, dejarlo todo e ingresar en un seminario para consagrar -para siempre- su vida a Jesucristo.

  

¿Cómo nos financiamos? 

 

Muchas personas creen que la familia de cada seminarista paga el sostenimiento de su hijo o que los seminarios de la Legión de Cristo se sostienen con el excedente generado por otras obras de la congregación.

 

Esto no es así: son muy pocas las familias que pueden aportar este dinero. A su vez, tampoco recibimos ningún tipo de subvención externa, ni nuestras obras educativas pueden colaborar, ya que, actualmente, los excedentes que generan algunas se destinan a cubrir las pérdidas de otras. 

 

Nos financiamos exclusivamente con donativos.


En los tiempos que corren es muy difícil conseguir donantes para un seminario; por ello, necesitamos 
su ayuda. ¿Puede ayudarnos?

 

 

 Coste mensual del seminario: 21.181,50 €

 


 

Dios siempre se ha valido de mujeres y hombres para realizar sus obras. Dios hace lo grande y nos confía a nosotros lo pequeño. Él pone la semilla y nos pide que preparemos la tierra en la que germine y dé buen fruto.

 

 

Necesitamos que nos ayude con 10 € al mes para contribuir al sostenimiento y a la formación 
de nuestros seminaristas.


Tanto su ayuda económica como sus oraciones son imprescindibles para que el puñado de vocaciones que Dios ha sembrado en nuestro seminario de Salamanca dé el fruto que la sociedad necesita.

 

Sus donativos contribuirán, además, a la promoción de nuevas vocaciones entre las obras y apostolados que el Regnum Christi tiene en España. 

 

 

 

 

 

Testimonio de un seminarista

 

 ¿Soy Feliz?

 Al principio tenía cierto temor en este aspecto. Pero cuando uno da el paso y da el sí a Cristo, sin darse cuenta, poco a poco uno  se encuentra super feliz. Ahora mismo soy más feliz que nunca. Ahora que le doy mi vida a Cristo, no quiero estar en otra parte. 

 

¿Por qué continúo mi formación en la Legión de Cristo?

Porque Dios me ha llamado aquí y quiero corresponder a todo lo que me ha dado. Además me siento muy a gusto aquí, pues es un ambiente en el que se respira caridad, generosidad, entrega al prójimo, un estilo de vida profundo y un profundo amor a Cristo. 

 

 

H. Santiago Claret, nLC. Barcelona

 

Ayuda a la formación de un seminarista y recuerda que tu aportación contribuirá además a la promoción de nuevas vocaciones sacerdotales entre las obras y apostolados del Regnum Christi en España.

Tu donativo, sin duda, tendrá un efecto multiplicador cuando estas vocaciones se conviertan en santos sacerdotes.

Para más información visite la página web del Seminario Mayor de Salamanca www.noviciadodesalamanca.es/index.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Redes sociales

Enlaces

Quediostelopague.com Copyrights 2009