Magdala Center – Galilea, Tierra Santa

Ayude con un donativo

Magala Center

Historia
A finales del año 2004 San Juan Pablo II confió a los Legionarios de Cristo la dirección del Pontificio Instituto Notre Dame de Jerusalén, dedicado a la hospitalidad a los peregrinos de todas partes del mundo que visitan Tierra Santa.
La Santa Sede nombró al P. Juan Solana, L.C. como responsable del instituto. El P. Juan comenzó a llevar peregrinos a la región de Galilea. Durante una de sus meditaciones a orillas del lago, sintió el deseo de adquirir un terreno allí para construir un centro de espiritualidad. Era una verdadera locura, pues es prácticamente imposible que una comunidad cristiana pueda adquirir algún terreno en este lugar.

Pero el empeño del P. Juan, los donativos de miles de personas y la ayuda de la Divina Providencia dieron sus frutos: en el año 2006 fue posible adquirir 8,5 hectáreas, a orillas del Mar de Galilea, para realizar el proyecto.

Un gran descubrimiento

Cuando se inició la construcción, en el año 2009, nadie se imaginaba lo que Dios tenía reservado: mientras los trabajadores empezaron a excavar los cimientos de la futura casa de huéspedes, descubrieron una sinagoga del siglo primero, la más antigua de Galilea.

Continuaron las excavaciones, bajo la supervisión de las autoridades arqueológicas de Israel, y descubrieron un pueblo judío completo e intacto del siglo primero, identificado como la antigua ciudad de Magdala, donde vivió María Magdalena.
Su Santidad Benedicto XVI bendijo la primera piedra del Centro Magdala el 11 de mayo de 2009. En 2014 el Papa Francisco bendijo el sagrario de la futura iglesia.

Tras las huellas de Jesús

Prácticamente la totalidad de la vida pública de Cristo transcurrió en tan sólo 7 km que bordean la ribera del Mar de Galilea, desde Cafarnaúm hasta Magdala, donde se encuentra el Magdala Center. A orillas de este mar Jesús estableció su residencia, predicó, llamó a sus primeros discípulos y realizó muchos de los milagros que nos cuenta el Evangelio.
Mateo 15:39 y 4:23 nos dice que “tomó un barco y llegó a la costa de Magdala” y Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y dolencia entre la gente.”

Centro de peregrinos

En toda Galilea hay pocas casas cristianas de hospitalidad y cerca del 75% de los peregrinos se tienen que alojar en hoteles turísticos de Tiberíades, donde no encuentran un ambiente propicio para la oración y la meditación.
El centro contará con 160 habitaciones y brindará servicios adecuados de hospitalidad, cultura y espiritualidad a los peregrinos.

Iglesia “Duc In Altum”

La iglesia “Duc In Altum” (rema mar adentro) ya está terminada y recibe a cientos de miles de peregrinos de todo el mundo, ofreciendo un lugar para la oración, la reflexión y la celebración eucarística.

 

Ruinas de la ciudad de Magdala

Bajo la supervisión de expertos arqueólogos y científicos, miles de voluntarios de todo el mundo están colaborando en las excavaciones de la antigua Magdala. Se estima que, hasta la fecha, apenas se ha descubierto el 15% de la ciudad. Sin embargo, las ruinas ya han recibido la visita de más de 100.000 peregrinos de todo el mundo.

Esta gran obra para el culto y la conservación de Tierra Santa, por donde caminó y predicó Jesucristo, ha sido posible gracias al donativo de miles de cristianos de todo el mundo. Pero aún nos falta mucho para terminar el Magdala Center. Por favor, si está en su mano, ayúdenos con un donativo.

Ayude con un donativo

 

Otras formas de donar