¿Y si dejamos de imprimir la revista ?

Revista Misión

¿Y si dejamos de imprimir la revista?

En varias ocasiones me han sugerido dejar de imprimir la revista Misión y publicarla exclusivamente en Internet. Sería mucho más barato, no tendría que pedir tantos donativos ni pasaría tantos apuros económicos. Pero mi respuesta siempre ha sido la misma.
Es verdad que producir una revista en papel tiene un coste elevado. De hecho, más del 60 % de nuestros gastos corresponden a la imprenta y al envío por correo postal a nuestros suscriptores.
Y, sin embargo, nunca nos hemos planteado convertirnos en una revista digital o cobrar por la suscripción. Desde que se concibió Misión, siempre hemos tenido muy claros los cuatro pilares que definen nuestra esencia:

  1.  Ser una revista fiel a la doctrina de la Iglesia y abierta a las diferentes realidades eclesiales.
  2.  Mantener un diseño fresco y moderno para que sea una revista atractiva al lector y esté al nivel de las mejores publicaciones.
  3. Llegar siempre gratis a casa de nuestros lectores para que todas las familias católicas de España la puedan recibir.
  4. Que la revista sea en papel, para que nuestros suscriptores puedan leerla con calma y permanezca en los hogares mucho tiempo.

Son principios exigentes y costosos, pero irrenunciables si queremos cumplir con nuestro objetivo principal: llegar a millones de católicos en España y darles argumentos sólidos que les ayuden a defender los principios cristianos en esta sociedad cada vez más secularizada.

Sabemos que a muchos suscriptores les aflora una sonrisa cuando descubren la revista en su buzón. También que muchos le hacen un hueco en su hogar y conservan todos los números de Misión, para poder consultarlos cuando lo necesiten. Y es que, como sabes bien, Misión está pensada para “ser saboreada”; para reflexionar tranquilamente sobre los temas tratados; para que la compartas con tus familiares y amigos.

Si la convirtiéramos en una revista digital, perdería inmediatamente su esencia. En Internet, donde todo es rápido, irreflexivo y efímero, Misión no tendría algunas de las características que han hecho de ella la revista de referencia para los católicos españoles.

Por eso, aunque ser fieles a los principios originarios de la revista tiene su coste, también tiene su recompensa. Cada vez llegamos a más y más hogares, y nuestra revista es ya la más leída por las familias católicas de España.

Sabes que constantemente pido donativos para mantener vivo este proyecto. Lo hago porque la publicidad –que conseguimos con tanto esfuerzo– apenas alcanza a cubrir el 15 % del coste de esta revista.

Si queremos conservar la esencia de Misión, necesito tu ayuda. Por favor, colabora ahora con un donativo de 25 € al año, que nos permita seguir imprimiendo y enviando esta revista que tanto bien hace.

Está en tu mano que podamos seguir defendiendo los principios cristianos a través de esta publicación tan necesaria en España.
Gracias de corazón por ayudar a Misión a seguir adelante,

Isabel Molina
Directora de la revista Misión

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *